Arsenal y PSG ya están adentro

Londinenses y parisinos decretaron su pasaje a octavos de final tras superar como visitantes a Ludogorets por 3-2 y Basel por 2-1 respectivamente. En la próxima fecha se enfrentarán en el Emirates en un duelo clave por el primer lugar. En el Grupo B, por su parte, Benfica y Nápoli quedaron en la cima.

La cuarta jornada de la Champions empezó a definir las cosas en algunos grupos, y este fue el caso del A, que ya tiene a sus dos integrantes en octavos de final. Arsenal y PSG aseguraron su pasaje a la próxima ronda con sendas victorias de visitante ante Ludogorets y Basel, que se tendrán que disputar entre ellos el puesto que los lleva a Europa League. En cambio, por el Grupo B aún no hay nada definido, con una disputa entre Benfica y Nápoli, líderes con siete unidades, y un Beşiktaş que los acecha un punto por detrás. A continuación, lo mejor de cada uno de los partidos de estas zonas.

Remontó gracias al Mago de Öz

El Arsenal pretendía otra victoria para seguir gobernando el Grupo A y visitaba en Sofía a un Ludogorets que, a pesar de haber sido goleado en el anterior partido entre ambos, esta tarde le haría las cosas más difíciles a los de Arsène Wenger. El visitante empezó mejor y avisó cuando Alexis Sánchez encontró a Mesut Özil llegando para definir por el medio, pero el alemán disparó a las manos del arquero Milan Borjan. A pesar de ese arranque dominante de los ingleses, el local sería el que se ponga en ventaja a los doce minutos de juego. Wanderson ejecutó un tiro libre al centro del área que Jonathan Cafú conectó anticipando a todos para poner el 1-0 del local. Inmediatamente después, el delantero brasileño recibió un pase largo de Wanderson sobre la derecha y, tras sacarse a Kieran Gibbs con facilidad, le tiró un gran centro raso a Claudiu Keșerü que decretó el sorpresivo 2-0 en favor de unos búlgaros que aprovecharon a fondo cada una de sus llegadas en la parte inicial.

Sin embargo, los Gunners iban a despertarse y llegarían al descuento cinco minutos después con un tanto muy emparentado a su estilo. En una serie de pases que incluyó a casi todos los integrantes del equipo, Alexis halló por la izquierda a Özil, quien sacó un centro exacto para la llegada desde atrás de un Granit Xhaka que acomodó la pelota en el segundo palo de Borjan para el descuento. La visita continuó a cargo de las acciones ante un local que no pudo llegar más al arco londinense, sin embargo tampoco fue muy punzante. A cinco del descanso, Özil recibió un centro desde la izquierda y empalmó una volea que se dirigía inexorablemente al arco, pero fue salvada con lo justo por Nathaniel Pimienta. Finalmente, Arsenal encontraría el empate que había buscado luego de ese inesperado inicio. Aaron Ramsey recibió por derecha y le puso un centro ideal a Olivier Giroud para que el francés ataque el balón y empate el encuentro ante la salida inútil de Borjan.

En el complemento, el conjunto inglés siguió manejando la pelota como en la primera parte, pero también continuó teniendo problemas para construir jugadas peligrosas debido a su ritmo más aletargado de lo habitual a la hora de circular el esférico. Y encima iba a sufrir, porque sobre los veinte minutos de la parte final Ludogorets generaría dos ocasiones importantes. Wanderson recibió de Anicet Abel y definió con zurda, pero David Ospina le contuvo su disparo con seguridad. El brasileño se filtró entre los defensores para recibir de Marcelinho y volvió a ser detenido por Ospina, quien salió rápido y le sacó el balón de los pies. Özil, en la izquierda, le colocó un centro muy favorable a Alex Oxlade-Chamberlain, que abrió el pie pero su remate salió desviado. A pesar de la letanía con la que Arsenal se manejó durante casi todo el encuentro, su jugador más talentoso iba a hacer la diferencia. Özil recibió al espacio un muy buen pase del ingresado Mohamed Elneny, se sacó de encima al arquero con un sombrero y tras hacer pasar de largo a dos defensores a través de un magistral amague, la empujó para el 3-2 definitivo. Un triunfo más luchado de lo que los Gunners pensaban, sin lograr ni por asomo el juego deseado, pero que los posiciona líderes y con la ventaja de los goles a favor por sobre PSG, a quienes enfrentarán como locales a fin de mes.

Mesut Özil, a punto de sacarse de encima al arquero para su genial gol, que le dio la victoria a un Arsenal que no brilló pero aún así pudo ganarle a Ludogorets. (Foto: Stuart Mac Farlane)
Mesut Özil, a punto de sacarse de encima al arquero para su genial gol, que le dio la victoria a un Arsenal que no brilló pero aún así pudo ganarle a Ludogorets. (Foto: Stuart Mac Farlane)

PSG, con el tiro del final

El conjunto de Unai Emery visitaba St. Jakob-Park en busca del triunfo que le permitiera seguir en el primer puesto, a la espera del resultado de su rival directo, Arsenal, en Bulgaria ante Ludogorets. El primer tiempo fue parejo y sin demasiadas ocasiones, con un visitante más apropiado de la pelota, pero sufriendo en el fondo algún intento de los suizos. En la primera del duelo, el local llegó con un centro desde la derecha que alcanzó la posición del argentino Matías Delgado, quien disparó a la posición de un seguro Alphonse Aréola. En la respuesta de los franceses, Marco Verratti encontró entre líneas a un Edinson Cavani que quiso definir picándole la pelota a Tomas Vaclík, pero lo hizo muy mal. Al visitante le anularían correctamente un gol por fuera de juego de Blaise Matuidi, quien había servido a Cavani lo que era la apertura del marcador. Sin embargo, los parisinos llegarían al gol antes de que finalice esa primera parte: Thomas Meunier cazó un rebote generado tras un córner y metió un derechazo por abajo que Matuidi alcanzó a desviar para poner el 1-0.

En el complemento, los de Emery iban a tener otra posibilidad de ampliar la ventaja. Un robo en la salida del Basel propició un pase de Ángel Di María para Cavani, la jugada se ensució y derivó en un Lucas Moura que no pudo vulnerar a Vaclík con su definición. En otra ocasión clara, Layvin Kurzawa encontró con un pase a Lucas, que quiso ser generoso habilitando a un Cavani cuyo remate alcanzó a ser desviado por el defensor Omar Gaber antes de que resultara más peligroso. PSG no aprovechaba sus ocasiones e iba a terminar sufriendo, ya que en el peor momento de los locales Luca Zuffi iba a sorprender a un mal ubicado Aréola con un zurdazo lejano para el empate de un elenco suizo que hasta ese momento parecía poco probable. A pesar del empate, el dueño de casa tendría una complicación cerca del final, debido a que Geoffroy Serey Die se fue expulsado luego de ganarse la segunda tarjeta amarilla tras una dura falta a Verratti. Basel, pese a esto, iba a tener una chance clarísima mediante la pelota parada. Un tiro libre de Zuffi se desvió en el camino y le quedó a Marc Janko, que no pudo conectar correctamente y la tiró afuera desde una posición cercana al arco visitante. Parecía que todo se quedaría en tablas, mas el cuadro francés tendría la última palabra: en el descuento, Adrien Rabiot recibió en el vértice del área, ubicó con un cambio de lado a Meunier y el belga remató de aire, clavándola en el ángulo de Vaclík y concretando un grandísimo gol que le dio una agónica victoria al PSG que le resulta importantísima para seguir luchando por el primer lugar del Grupo A. A fin de mes se viene un encuentro decisivo ante el Arsenal.

Meunier y un gol tan genial como fundamental para su equipo (Foto: Getty Images)
Meunier y un gol tan genial como fundamental para su equipo (Foto: Getty Images)

Napoli mereció más, pero se quedó en el empate

En el Vodafone Arena se enfrentaban dos de los tres aspirantes a la clasificación a octavos, buscando una victoria que los dejara cerca del objetivo. Un buen inicio de Nápoli generó zozbras en la defensa turca: al minuto, Faouzi Ghoulam tiró un centro peligroso desde la izquierda que cayó cerca del área chica y encontró a Manolo Gabbiadini, que obligó a Fabricio, el arquero local, a realizar una intervención a puro reflejo. El visitante se hizo cargo de la iniciativa, manejando la posesión en el campo de Beşiktaş y buscando espacios a las espaldas de los laterales del local. Antes del cuarto de hora, Gabbiadini iba a tener otra ocasión aún más clara al recibir un pase largo entre los centrales, ganarles en velocidad y definir mano a mano ante un Fabricio que nuevamente le negó el tanto. Recién a los veinte minutos el dueño de casa pudo tomar la pelota y elaborar avances por los costados para salir de la presión, aunque fueron tibios y no inquietaron el arco de José Reina. Antes de la media hora de juego, Duško Tošić fue reemplazado por Cenk Tosun debido a una molestia muscular que le impidió continuar en cancha. El dominio de los italianos comenzó a apagarse y el partido entró en un pozo del que no saldría hasta el descanso. La última ocasión clara de esa primera mitad sería del visitante, propiciada por un error defensivo visitante. Un centro aparentemente inofensivo de Ricardo Quaresma fue transformado en una oportunidad clara por el defensor francés Kalidou Koulibaly al dejar muy corto un rechazo de cabeza y cederle involuntariamente la chance a Atiba Hutchinson, que estrelló su zurdazo contra el palo.

Napoli salió en la parte final de manera similar a la que lo hizo en el inicio del encuentro, aunque sin la capacidad de generar chances claras. Algún envío riesgoso de Ghoulam desde la izquierda y un remate muy alto del español José Callejón fueron las mayores aproximaciones del conjunto Azurri. El lateral argelino, de buen partido, volvió a proyectarse por izquierda, encontrando con un pase raso al ingresado Dries Mertens, quien sirvió a de taco a Lorenzo Insigne, pero el italiano remató apenas por arriba del arco de Fabricio. A pesar de ser dominados, los turcos iban a abrir el marcador mediante una polémica decisión del juez Mark Clattenburg. El inglés pitó penal tras un centro de Vincent Aboubakar que dio en la mano de Nikola Maksimović, acción que pareció involuntaria. Poco le importaría esto a Quaresma, que puso el 1-0 mediante un remate muy bien colocado. Pese al golpe recibido, los napolitanos reaccionarían rápido y tres minutos más tarde lograrían el empate. Marek Hamšik tomó una pelota a veinte metros del arco y metió un zurdazo con rosca que venció a Fabricio, decretando el 1-1. El elenco de Maurizio Sarri iba a contar con otras dos chances para llevarse el partido, sin embargo no iban a poder concretarlas. Primero, Mertens recibió un pase de Piotr Zielinski que desacomodó a la defensa local, pero el belga no pudo sacar un disparo potente y el golero local se lo contuvo. La última, ya en el descuento, le quedó a un Insigne que buscó el ángulo derecho de Fabricio, pero su intento salió apenas al lado del palo. Empate que le sirve a ambos, pero deja más conforme a un Beşiktaş que aunque perdió puntos como local, pudo haberse llevado una derrota si los italianos hubieran estado más finos de cara al arco.

hamsik-ap
Hamšik sacó la cara por su Nápoli y empató un encuentro en el que los italianos merecieron un poco más. (Foto: AP)

A la punta con Toto

Benfica buscaba prenderse a la cima del Grupo B y tenía una gran oportunidad de hacerlo recibiendo al Dinamo Kiev, último en el grupo con una sola unidad. Franco Cervi y Eduardo Salvio fueron los titulares argentos en el elenco lisboeta. Pizzi levantó la pelota para Salvio, que encontró al lateral Álex Grimaldo llegando de frente, cuyo intento de cabeza fue despejado al córner por Artur Rudko. Los ucranianos iban a responder en una pelota parada ya que Derlis González metió al medio la pelota de cabeza y encontró al capitán Domagoj Vida, que desperdició la oportunidad cabeceando por arriba del arco. Antes de finalizar la primera parte, el juez sancionó un penal para el local por un agarrón de Vida sobre Luisão, que Salvio iba a cambiar por gol para el 1-0 de las Águias. A poco de iniciar la segunda parte, Gonçalo Guedes casi estampa el segundo para los locales con un remate lejano que reventó el travesaño. En otra de las oportunidades de los portugueses, Victor Lindelof asistió entre líneas a Kostas Mitroglou, que luego de realizar la diagonal pinchó la pelota por sobre la salida de Rudko, pero ésta dio en el lateral de la red. Sin embargo, la victoria del conjunto lisboeta se vio amenazada cuando Ederson Moraes salió de manera imprudente y le cometió penal al paraguayo González. Junior Moraes estuvo ante la gran chance de igualar, pero su disparo fue atajado por el arquero local, quien se redimió de su fallo y mantuvo las cosas como estaban En el último intento de la visita, con un centro venenoso de Evgeny Makarenko que Artem Besedin estuvo a punto de conectar. Triunfo de Benfica, que se coloca junto a Napoli en la punta del grupo y esperará asegurar su lugar en octavos cuando visite en Turquía a Beşiktaş.

Foto destacada: Stuart Mac Farlane


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*