Una ilusión que se transformó en pesadilla

Guiado por Sergio Rondina, Arsenal hizo un gran primer semestre que le valió la clasificación a la Sudamericana. Sin embargo, desde agosto en adelante todo fue decepción: el equipo tardó catorce fechas en ganar y en el interín se metió solito al borde del descenso, hecho que provocó la renuncia del Huevo. Bernardi, su reemplazante, duró tan sólo cinco partidos antes de bajarse del barco y partir hacia Mendoza. Ahora, todo quedará en las manos de Humberto Grondona.

Luego de un Torneo de Transición más que positivo, en donde se logró un cuarto puesto que más tarde le valió para clasificar a la edición 2017 de la Copa Sudamericana, Arsenal afrontó la última parte del año con la expectativa de seguir creciendo. Tras una pretemporada extensísima por las ya clásicas disputas de dinero y poder que hay en AFA, el conjunto comenzó el torneo más tarde de lo pensado y en posesión de un plantel más largo, algo que posibilitaba a priori que Sergio Rondina tenga más variantes, no obstante la calidad de los jugadores incorporados fue menor y a la larga eso complicó demasiado al DT. Una vez finalizado el juego con Talleres (RE) por Copa Argentina, el entrenador dijo que la vara había sido elevada y que esperaba que la dirigencia -y sobre todo el grupo gerenciador de Christian Bragarnik- lo tuviera en cuenta. Con lo visto en esta segunda parte del 2016, evidentemente la sugerencia no fue atendida.

Tras un comienzo con una trabajada victoria 2-1 ante Defensores de Belgrano por Copa Argentina, el inicio del Viaducto en el torneo no dio muestras de un funcionamiento parejo. Pasaron Sarmiento (0-1), Atlético Tucumán (1-3), Temperley (1-1) y Gimnasia (2-2), un mes en donde el conjunto se notó endeble defensivamente y con problemas para generar situaciones de gol. Rondina realizó muchos cambios (quizá demasiados) en procura de encontrar soluciones para poner de pie a un plantel que con el correr de los días fue perdiendo confianza en sí mismo. Para colmo, las lesiones de Luciano Vella y Marcos Curado, más algunas expulsiones conspiraron contra la intención del técnico ex Villa Dálmine. La “seguidilla matadora” que todos los clubes encaran en algún momento del certamen (Central, San Lorenzo, Racing y River consecutivamente) comenzó en Rosario y no pudo haber sido peor: un 0-5 devastador en el que Arsenal finalizó con nueve hombres azotó durísimo al grupo y al cuerpo técnico, desatando definitivamente una crisis futbolística donde germinó una posibilidad que algo más de un mes después se hizo realidad: Rondina iba a tener que dejar a su segundo club más querido en el fútbol. Pasaron casi treinta futbolistas, tres esquemas tácticos y ninguno dio una respuesta positiva. Tras perder categóricamente ante San Lorenzo, los últimos quince minutos de la caída ante Racing y el 2-2 frente River viniendo desde atrás fueron un esbozo de reacción, sin embargo el 0-1 ante Colón en Santa Fe jugando un inaceptable primer tiempo devolvió a este conjunto a su pobre realidad, agravada por un real peligro de descender, y decretó la salida del Huevo y sus colaboradores luego de un llamado de Bragarnik.

Adiós, Huevo. Una mala racha que se tornó irreversible hizo que Rondina debiera dejar Arsenal tras haber realizado un muy buen primer semestre. (Foto: Hablemos de Arsenal)

Rondina salió de Sarandí tras 27 partidos en todas las competiciones, con 10 victorias, 6 empates y 11 derrotas, más de la mitad cosechadas en el corriente campeonato. Sin embargo, la gente lo despidió con cariño, por los recuerdos de su etapa como futbolista, por lo del anterior semestre y debido a que había una percepción -acertada si se analiza hoy- de que el problema no residía en él. Quien viniera iba a tener mucho trabajo tanto desde lo futbolístico como desde lo mental, porque la calidad del plantel era floja y encima de eso la confianza era bajísima. Solamente la aparición de un promisorio Juan Brunetta fue la nota positiva dentro de un equipo en el que ninguna individualidad de los anteriores seis meses mantuvo su forma, mientras que tampoco los refuerzos se acoplaron bien.

La aparición del cordobés Brunetta, un pibe del club, fue lo único saliente para Arsenal adentro de la cancha. (Foto: Hablemos de Arsenal).

Tras algunos días de conjeturas, el seleccionado fue un Lucas Bernardi cuyo nombre no figuró inicialmente pero por el que se inclinaron debido a sus ganas de tomar las riendas inmediatamente. Su ciclo comenzó con un 1-3 ante Banfield, en el que además de la derrota debió sufrir la baja del arquero Fernando Pellegrino -posteriormente bien reemplazado por Pablo Santillo- . Ni un buen empate ante Talleres en Córdoba calmó las aguas, porque lo que parecía un partido para levantar ante San Martín de San Juan, terminó en un pobre 0-0, donde el conjunto pareció no tener voluntad de ir a buscar los tres puntos siendo local. Bernardi dijo que el conjunto debía crecer y tomar confianza de a poco, y por ello iba a plantear cada encuentro “desde cero”. Sin embargo, en la cancha se vio a un equipo timorato, que por momentos parecía menos que su versión anterior. Tras el par de empates sin goles, llegó un 0-2 ante Defensa y Justicia jugando un pésimo encuentro, lo que desató la ira definitiva de un público que no suele irritarse demasiado, pero que explotó irreversiblemente contra los futbolistas, el técnico y la dirigencia. Tan así fue que la noche de la derrota ante el Halcón aparecieron pintadas en la boletería, y los pocos que fueron ante Vélez recibieron al equipo con pura hostilidad, expresando a grito pelado su descontento. En esa última presentación, casualmente cayó la única -y tan ansiada- victoria de este grupo de futbolistas, al vencer 2-1 al Fortín con una cierta mejoría en la agresividad, pero sufriendo un poco al final. Ni siquiera esto calmó las agitadas aguas del semestre, puesto que Bernardi anunció que dejaba el club por “no sentir el apoyo de todas las partes”. Otros dijeron que era debido a la disconformidad del rosarino con el plantel y la institución en general, lo cierto es que sólo dos días después se confirmó su llegada a Godoy Cruz…

Bernardi estuvo apenas un mes y días en el cargo. Encontró pocas respuestas y abandonó rápido al barco para agarrar Godoy Cruz. (Foto: Hablemos de Arsenal)

Tras algunos días en los que se barajaron los nombres de Esmerado y Zielinski, más la siempre latente ilusión de la vuelta de Alfaro -a quien supuestamente llamaron tres veces, cosa que el DT luego salió a desmentir-, la CD encabezada por Julio Ricardo Grondona designó a Humberto Grondona, hermano del mandatario, como el hombre que conducirá el rumbo de Arsenal. El ex seleccionador juvenil buscará revertir este momento de suma urgencia, en donde el club se encuentra a cinco puntos del descenso, y encontrar un funcionamiento para ganarse así a los propios y derribar las expectativas de algunos extraños que ansían secretamente que el club de Sarandí descienda con alguien del apellido que lo fundó sentado en el banco. El 2017 presenta un menor margen de error y resulta imperiosamente necesario que desde la institución se afine la puntería con los refuerzos -tanto el DT como el grupo gerenciador, que para este torneo solamente acercó nombres ignotos-. La selección de Humberto resulta riesgosa, pero su actitud tan desbocada como sincera puede ser positiva dentro de un plantel de Arsenal que necesita volver a creer en sí mismo para culminar este torneo tan largo como lleno de contrariedades manteniendo la categoría.

Foto destacada: Hablemos de Arsenal (@hablemosdelarse)


Juan Saber

Acerca Juan Saber

ver todas las publicaciones

Mi nombre es Juan Sáber, tengo 22 años y estoy por recibirme de Licenciado en Ciencias de la Comunicación en UADE. No conocía RDF antes, llegué porque me acercaron la propuesta y sentí que era un proyecto viable y en el que podía aportar. Me tocará cubrir Arsenal, club en el que ya estoy trabajando para otro medio y que aprendí a conocer bien (más allá de ser hincha). Es un club muy especial, por diversos motivos, y siento que la posición que logré en mi otro trabajo me da las condiciones como para poder acercar buena información sobre el mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*