#Arqueros: Balada para el Loco

Hugo Orlando Gatti atajó 26 años en primera división y no solo marcó una era: moldeó a cientos de chicos y anticipó la modernidad del arquero jugador. Atlanta, River, Gimnasia, Unión y Boca fueron sus casas pero muchos hinchas que peinan canas (o ya directamente no tienen que peinar) creen que el mejor Loco se vio en el Bosque.

“Vení, quiéreme así pianta’o, pianta’o, pianta’o
Abrite los amores que vamos a intentar
La mágica locura total de revivir
Vení, volá, vení …”

Poster de la Revista Goles

Si de amores lobos se trata, el de Gimnasia y Hugo Gatti fue fuerte. Inolvidable para ambos. Un amor loco, predestinado desde el debut de ese chacarero que había llegado desde Carlos Tejedor, porque justamente debutó contra Gimnasia (en plena gran campaña del Lobo) el 5 de agosto de 1962. Dos veces tuvo que sacar la pelota de adentro del arco (goles del Tanque Rojas y el peruano Gómez Sánchez) sin saber que 6 años y medio después estaría jugando en el Tripero, siendo la gran estrella del Bosque.

Fueron 226 partidos en el Lobo, entre 1969 y 1974. Un arquero que tal vez tuvo su mejor momento dentro de la cancha. Un showman, puro carisma, el valor agregado al juego. Se caía la cancha con las locuras del Loco, que más de una vez costaron caro. Nada le importaba al hincha en pleno idilio con ese arquero de piernas flacas, casi un dibujo animado bajo los postes de madera de 60 y 118.

El recuerdo del Museo tripero (@CulturaMuseoCGE)

Con una capacidad notable para leer el juego y anticiparse a las acciones, no necesitaba volar. Su mayor don era la ubicación y un manejo con los pies inusitado para los arqueros de la época. Creció cerca de Amadeo Carrizo -desafiándolo, diciendo reiteradamente que él era mejor- y absorbió mucho de Néstor Errea, precursor del arquero arriesgado que no solamente atajaba con las manos.

Creador de “la de Dios”, una atajada en la que atoraba a los delanteros arrodillado y con los brazos formando una cruz, ofreció pecho y cara para el remate. Su sueño era convertir un gol. Casi lo logra en Fresno, EEUU, en un amistoso ante Atlas. En la gira del ’84 con Boca -que incluyó el papelón del 9 a 1 contra Barcelona por la Copa Gamper- Dino Sani lo puso 15 minutos como delantero bajo el impiadoso sol californiano y estuvo cerca de Carlos Mendoza en la acción del último gol. Antes, en el ´81, cortó y salió jugando ante Estudiantes y avanzó con la pelota hasta mitad de cancha; desde ahí siguió la acción Hugo Perotti para convertir el gol de la victoria. Un gol 50 y 50 entre el arquero y el 11.

Gimnasia modelo 74 (Archivo)

Fue el Lobo el que le permitió hacer su gol. ¿Cómo? ¿No era un sueño incumplido? Con esmowing gracias a Ginebra Bols, el sueño imposible del gol (y de arco a arco) se hizo realidad en una publicidad televisiva que marcó época. En el Lobo fue parte de la Barredora, un equipo que cerca estuvo de dar el gran golpe en el Nacional 1970. Eso sí, en el tramo final del torneo no estuvo por un conflicto económico personal con el club.

El Gatti volador, ante River en el ’74 (Foto Xenen)

Es el jugador con más presencias en la historia de la primera división argentina. Con su némesis Ubaldo Fillol comparte el record de los 26 penales atajados. Ocho fueron en Gimnasia: a Orife (Chacarita), Obberti (Newell’s), Quique Wolf (Racing), Cacho Heredia (San Lorenzo), Beto Alonso (River), Landucci (Rosario Central), Hugo Pena (Argentinos) Y Mazzei (Huracán). Ídolo en Gimnasia (“la hinchada me amaba”), ídolo en Boca desde que atajando en el Lobo mostró debajo del buzo la casaca xeneize.

Un día de 1989, el tiempo fue implacable, la fiera Maciel de Armenio no perdonó un error y el Pato Pastoriza, su técnico, le cantó el “no va más”. Solitario, pijotero, egocéntrico, artista, único. Al día de hoy Gatti no dice que fue el mejor: dice que lo sigue siendo. Con su eterna compañera Nacha vive el exilio madrileño fanatizado por el Real Madrid y tirando bombas contra Messi desde la TV. Sus opiniones son discutidas, sus formas discutibles…

Eso sí, en el verde cesped, fue único. Irrepetible.


Facundo Bernardo Aché

Acerca Facundo Bernardo Aché

ver todas las publicaciones

Soy Facundo Aché, 47 años, desde hace 28 años cubriendo fútbol. Con pasos por AM Rocha, Radio Universidad y Belgrano, hace 19 años que trabajo en FM La Redonda, la radio de deportes de la ciudad de La Plata. Tres años cubrí el día a día de Estudiantes (2002-2004) pero antes y después cubrí -y cubro- la información de Gimnasia y Esgrima La Plata, tanto para la radio como para el Blog Tripero del Diario El Día. Además, colaboré en la redacción de Decano De América, la historia de Gimnasia en su 130 aniversario. Así que desde 1992 vinculado al "Lobo", ahora el desafío es brindarles la mejor información desde este espacio llamado El Rincón del Fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*