#Arqueros: Arquero coraje

El “flaco” Néstor Hernandorena debutó en el fútbol profesional el 24 de abril de 1965 en Tigre, institución donde es muy recordado. En el año 80 llegó al verde de Junín, quizás, sin imaginarse que quedaría en la historia del club y en el recuerdo de cada hincha por ese tan anhelado ascenso.

Ese era un equipo formado por estrellas, la idea era reunir un plantel que genere confianza y la gente los acompañe. Y así fue. Un primero de noviembre, 12 mil hinchas verdes acompañaron a su equipo a Banfield y fueron parte de ese triunfo que lo dejaba al equipo de Junín a un paso del ascenso. Hernandorena cuando salió a la cancha, y al ver ese escenario, no podía creerlo: nunca le había pasado algo igual, la tribuna estaba llena, se venía abajo. Era todo verde ese día. Parecía que esa ilusión con la que habían comenzado el torneo era una realidad, la gente los acompañaba y alentaba. Parecía que todo Junín estaba ahí. La presión era mucha, pero había que darles una alegría. Alegría que sería inmensa días posteriores. Y entonces fiel a su personalidad, valiente y aguerrido, se dedicó a alentar a los suyos. A esa gente no se le podía fallar.
Ese día los once bravos quedaron a un solo paso del ascenso. Junín copó Banfield y la fiesta fue en la cancha, pero también en la tribuna.
El 8 de noviembre el sueño se hizo realidad. Dicen que ese día la ciudad se volvió loca. Que nadie durmió. Dicen que el flaco fue uno de los pilares, y figura del equipo, y que alguna que otra vez lo llamaron “arquero coraje”. Dicen que era de personalidad fuerte, valiente y muy querido. Dicen que el sol los encontró, a jugadores e hinchas, saltando en la plaza principal. Aún lloraban de alegría. Locos de fútbol. Por su Sarmiento campeón…

Testimonios El Gráfico

Foto La Baulera Verde

Informe: Astrid Cánepa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*