#Arqueros: El récord que sigue vigente

Si hay un nombre que nunca se borrará de la memoria del hincha de Ferro, y tampoco del fútbol argentino, es el de Carlos Barisio. Histórico, emblemático, imbatible, son muchos los adjetivos para describir al arquero que aún mantiene el récord de 1.075 minutos sin recibir goles en la máxima categoría durante la era profesional.

Barisio debutó profesionalmente en River Plate en el año 1968. Tras 5 años se sumó a Gimnasia y Esgrima La Plata donde jugó 1 año. Posteriormente defendió el arco de All Boys hasta 1977.

Luego de su paso por los tres clubes, llegaba a uno donde haría historia. En 1978 se sumó a Ferro donde conseguiría una regularidad en el arco y también grandes desempeños. El año más destacado para él, desde lo personal, fue en el Torneo Metropolitano de 1981 cuando logró el récord de 1.075 minutos, es decir 18 partidos y 65 minutos, sin recibir goles.

El 9 de Julio de 1981, en el encuentro entre Ferro e Instituto, Carlos José Barisio se convirtió en el arquero récord del fútbol argentino en el profesionalismo, superando el registro de Antonio Roma (783 minutos) sin recibir goles.

El último gol se lo había marcado Héctor Scotta, de San Lorenzo, durante la fecha número 20 y en la 31, Humberto Bravo de Talleres de Córdoba le convirtió el gol que selló el empate entre Ferro y la “T”.

Foto: El Gráfico

Ese logro no lo podría haber conseguido sin la gran actuación de los defensores de ese equipo de “El Verdolaga”, quien ya empezaba a dar que hablar con Carlos Timoteo Griguol a la cabeza. Aquella defensa estaba conformada por Héctor Cúper, Juan Domingo Rocchia, Mario Gómez y Oscar Garré.

Barisio no solo quedó en la historia por lograr el récord de valla invicta aún vigente en nuestro fútbol, si no también por ganar un torneo por primera vez con Ferro en el Nacional de 1982 bajo la conducción de Griguol. Aquel equipo de Caballito le ganó la final 2 a 0 a Quilmes para transformarse en campeón invicto.

Luego de 4 años que quedaron para siempre en su corazón, el arquero se marchó a Boca Juniors donde jugó 1 año. Su carrera siguió en Deportivo Armenio y después en Chacarita Juniors hasta 1987, año donde se retiró de la actividad profesional.

El legado de Carlos Barisio quedará para siempre en la historia del fútbol argentino y sobre todo en la de Ferro. Dicho club le realizó un emotivo homenaje en el año 2018 donde recordaron el increíble récord que aún se mantiene vigente.

Desafortunadamente, el ex arquero padecía de cáncer de pulmón, enfermedad que le fue detectada en el último tiempo. Falleció el 5 de febrero de 2020 pero su legado e históricas atajadas vivirán por siempre en los corazones verdolagas.

Por: Sebastián Basas

Imagen Destacada: www.ferrocarriloeste.org.ar


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*