#EquiposHistóricos: El mejor bicho de la historia

ARGENTINOS JUNIORS

Con siete títulos a nivel nacional y dos en el ámbito internacional, el “Bicho” de La Paternal es uno de los clubes más reconocidos de Argentina y, además, fue semillero de nombres como Diego Maradona y Juan Román Riquelme, íconos del mundo de “la redonda”. Pero, ¿cuál fue el plantel más exitoso desde su fundación?
El “Rincón del Fútbol” te lo cuenta a continuación.

“SUPERCAMPEONES”. Argentinos fue bicampeón nacional y dueños de de América. (Vavel)

Transcurría el año 1984 y el fútbol de nuestro país, al igual que las demás disciplinas deportivas y la sociedad en general, transitaba los primeros tiempos “post dictadura”: el retorno de la democracia era caótico, la economía sufría por la debacle que dejara el gobierno de facto y, por supuesto, que la pelota no era ajena al ambiente que la rodeaba. La felicidad por la vuelta de la democracia no quitaba que el caos se hiciera sentir: estas cuestiones no eran mutuamente excluyentes.

Dentro de todo este entorno, en el Barrio de La Paternal se empezaban a cosechar siembras de gloria y destinos imborrables; lo que sucedería con el plantel de Primera División de la Asociación Atlética Argentinos Juniors quedaría en la historia grande del club, de AFA y del fútbol del mundo; las siglas A.A.A.J. pasarían a transformarse en un sinónimo de calidad y “jogo bonito” que pesaría en el país, el continente y el planeta entero.

Tras la repentina muerte de Ángel Labruna en septiembre de 1983, Argentinos Juniors se vio en la obligación de rearmarse desde el aspecto técnico ya que la partida del entrenador en actividad, imponía un “volantazo” que sostuviera el buen trabajo realizado por Labruna durante su etapa como DT del “bicho”. Fue así que llegó al banco de suplentes Roberto Saporiti y con él aparecieron los vestigios fundacionales de las épocas más importantes y trascendentes de la historia del equipo de La Paternal.

Los primeros ladrillos de esta construcción gloriosa se colocaron en 1984 cuando en la última fecha del Torneo Metropolitano, Argentinos y Ferrocarril Oeste, igualados en puntaje, cerraban su camino como local de Termperley y visitante de Estudiantes de La Plata, respectivamente. Aquel 23 de diciembre y ante la igualdad en un tanto entre “el verde” y el “pincharrata”, el gol de Jorge Mario Olguín fue suficiente para darle a Argentinos su primer título de Primera División, además de, por supuesto, la victoria ante el “gasolero”. El “bicho” finalizó como campeón sumando 51 unidades (Ferro quedó en 50) en 36 partidos jugados de los cuales 20 fueron triunfos, 11 empates y nada más cinco de los duelos culminaron en derrota. El plantel consiguió marcar 69 tantos y sufrió 33 en contra. De esas 69 dianas, Pedro Pasculli fue autor de 21, quedando como el máximo goleador de la campaña de su equipo. Con este lauro el elenco de La Paternal se quedó con un cupo para jugar la fase inicial de Copa Libertadores de 1985.

El once titular de ese partido inolvidable para los de La Paternal, fue el siguiente:
Enrique Vidallé (arq), Carmelo Villalba, José Luis Pavoni, Jorge Olguín, Adrián Domenech (C), Emilio Commisso, Sergio Batista, Mario Hernán Videla, José Castro, Pedro Pasculli, Carlos Ereros. DT: Roberto Saporiti

Un año más tarde, con un significativo cambio en la conducción técnica, Argentinos se coronó bicampeón nacional imponiéndose a Vélez Sarsfield.
De la mano de José Yudica como entrenador y con un titular habitual similar al de la última fecha del campeonato de 1984, el “bicho” se quedó sin mayores inconvenientes con la ronda inicial del certamen tras vencer a Chacarita Juniors, Belgrano de Córdoba y Central Norte de Salta. La zona se sorteó de manera invicta con un tumultuoso 8 a 0 frente a los salteños, entre otros resultados por demás coloridos.
En la segunda fase la primera víctima fue Ferro al que se derrotó por 3 a 0. Luego llegó Vélez en la ronda posterior y aquí se disputaron partidos de ida y vuelta. En el primero de ellos, Argentinos jugó como local en el estadio de Boca Juniors y se impuso por 2 a 0 con un gol olímpico de Mario “Panza” Videla. El cotejo de vuelta, disputado en el “José Amalfitani”, terminó con el mismo marcador para los locales lo que derivó en una definición desde el punto penal. Aquí se destacó el guardameta Enrique Vidallé que con su actuación trascendental, permitió a su equipo levantar el trofeo y acceder, además, a la Copa Libertadores de 1986.

Titulares del partido definitivo ante Vélez: Enrique Vidallé (arq), Carmelo Villalba, José Luis Pavoni, Jorge Olguín, Adrián Domenech (C), Emilio Commisso, Sergio Batista, José Castro, Mario Hernán Videla, Claudio Borghi y Carlos Ereros.

“EUFORIA”. El “bicho” ya es campeón y el sueño es real. (AAAJ Prensa)

Así se llega, entonces, a participar de la Copa Libertadores ’85 a la que Argentinos accede gracias a campeonar en el ’84. Como integrante del Grupo 1, los de Argentina se tenían que medir con el compatriota Ferrocarril Oeste y con los brasileños Fluminense y Vasco Da Gama.
En el primer duelo jugado el 25 de julio, el “bicho” cae como local de Ferro, pero se recupera en la segunda jornada al imponerse a Vasco Da Gama en Brasil el 2 de agosto. Tres días más tarde y también en tierras cariocas, los de Yudica vencen a Fluminense y cierran la primera etapa con dos triunfos y una derrota. El 9 de agosto, en condición de local, los de La Paternal igualan dos a dos con Vasco, pero seis días después Argentinos se toma revancha de Ferro y le gana con autoridad por 3 a 1 en casa del “verde”. La ronda inicial se cierra con una buena victoria ante Fluminense. De esta manera, Argentinos Juniors finaliza como líder de su zona gracias a la diferencia de gol con Ferro ya que ambos habían terminado con 9 unidades.

En las semifinales, el “bicho colorado” comparte grupo con Independiente de Avellaneda (campeón defensor del título) y Blooming de Bolivia. Tras igualar con el “Rojo” por 2 a 2 en el primero de los cotejos y con los bolivianos en la segunda fecha, Argentinos vence a Blooming en la tercera jornada. El 10 de octubre, en la Ciudad de Avellaneda, los dirigidos por José Yudica visitan el mítico Estadio Libertadores de América y se quedan con el duelo ante Independiente por un marcador de 2 a 1, ganando también el grupo y clasificando a la final.

Fue entonces que se escribió lo que seguramente sea considerada la página más brillante e importante de la historia de A.A.A.J.
La cita del compromiso de ida fue en el Estadio Monumental, casa de River Plate. El árbitro del duelo fue el paraguayo Juan Francisco Escobar y la leyenda cuenta que en esas tribunas vibraban unas cincuenta mil almas. El rival no era algo menor: América de Cali, con algunos nombres más que reconocidos en Argentina como Ricardo Gareca, Julio César Falcioni y Roberto Cabañas entre sus filas, llegaba desde Colombia con deseos de dar el golpe de gracia que destruyera los sueños del “bicho”, mas la historia se presentó de otra manera.
Los titulares de Argentinos eran Enrique Vidallé (arq), Camilo Villalba, José Pavoni, Jorge Olguín, Adrián Domenech (C), Renato Corsi, Emilio Commisso, Claudio Borghi, Sergio Batista, José Castro y Carlos Ereros. En el banco de suplentes estaba José Pellegrini que ingresó a siete del final en reemplazo de Ereros. Allí estaba el padre de la gloria también: José Yudica, estratega de la empresa libertadora, aguardaba que el silbatazo inicial sonara y los destinos se empezaran a revelar.
El “nene” Commisso fue el autor del único gol del encuentro y lo marcó a los cuarenta de la primera parte. En la vuelta, jugada en casa del conjunto caleño, fueron los locales quienes vencieron por la mínima. Entonces hubo que disputar un tercer match que tuvo como escenario el Estadio Defensores del Chaco en Asunción, capital de Paraguay. A los 37 de la etapa de apertura Commisso desnivelaba para los de Argentina, pero cuatro minutos más tarde “el tigre” Gareca igualaba circunstancias. Este uno a uno no volvería a modificarse a pesar de haberse jugado dos tiempos suplementarios de un cuarto de hora cada uno.

Llegó, pues, el momento culmine, el último paso hacia la gloria: los penales.
Para Argentinos marcaron Olguín, Batista, Pavoni y Borghi, mientras que para Cali lo hicieron Gareca, Cabañas, Hernán Herrera y Gonzalo Soto.
Como si fuera una película de suspenso futbolero y con todos los condimentos más que bien mezclados para darle todo el sabor a hazaña, Enrique Vidallé contuvo el tiro ejecutado por Antony De Ávila y sin que la presión surtiera un efecto negativo, “Panza” Videla no dudó y puso el quinto tanto de la serie, quebrando la resistencia de Falcioni. Argentinos Juniors era campeón de la Copa Libertadores y La Paternal era un fiesta.

“GLORIA”. Amos y señores de América. (El Gráfico)

Poco después de este logro tan significativo, los de Yudica tenían la chance de anotarse otra estrella, pero desafortunadamente no se consiguió. En la edición de 1985 de la Copa Intercontinental, Argentinos debía medirse ni más ni menos que a Juventus de Italia en Tokio, Japón. El once que salió al verde césped del Estadio Olímpico de Tokio se componía de: Vidallé (arq), Villalba, Pavoni, Olguín, Domenech (C), Commisso, Batista, Videla, Castro, Borghi y Ereros. Por otro lado, aquel equipo de la “vecchia signora” contaba con futbolistas de la talla de Michel Platini y Michael Landrup. Sin embargo, Argentinos no bajó los brazos y le jugó de igual a igual al campeón europeo en lo que es considerado a nivel mundial como “la mejor final de Copa Intercontinental de la historia”, terminando el tiempo regular con un dos a dos que indicaba claramente el trámite del duelo. El marcador fue abierto por Carlos Ereros a los 10 del complemento, mientras que Platini, de penal, igualaría a los 18. José Castro, a los 30 volvería a adelantar a los sudamericanos, pero Landrup puso el 2 a 2 a los 37.

De nuevo los disparos desde los doce pasos y las esperanzas de Argentinos Juniors seguían latentes, mas la suerte esta vez le sonrió al rival. Stefano Tacconi, arquero de Juventus, atajó el tiro de de José Pavoni y “el checho” Batista envió su chance por encima del travesaño. Olguín y Juan José López si concretaron sus disparos, pero esto no alcanzó ya que la “Juve” se alzó con el trofeo aún a pesar que Landrup desviara su intento.

Más allá de esta caída, la campaña de Argentinos no perdió su brillo ni su gloria que será, sin dudas, recordada por todos los amantes del buen fútbol.

Actualmente la Asociación Atlética Argentinos Juniors posee en total tres torneos de Primera División (1984, 1985, 2009/2010), cuatro de Segunda División (1940, 1950, 1997, 2016/2017), una Copa Interamericana obtenida en 1986, lo que sumado a la Libertadores del 85, ofrecen un total de 9 títulos.

FOTO DESTACADA: “Argentinos Juniors campeón de América”
Conmebol
FOTOS:
www.vavel.com
www.argentinosjuniors.com.ar
El Gráfico


Maru Burak

Acerca Maru Burak

ver todas las publicaciones

Nací un lluvioso lunes 12 de julio de 1982 y según mi DNI me llamo María Clarisa Burak, pero soy simplemente Maru. En 2005 dejé mi natal Provincia de Buenos Aires y me vine a Córdoba, donde resido desde entonces. Por hobbie hago música, canto e intento bailar, pero mi vocación es, fue y siempre será el periodismo. Me sumé a "El Rincón del Fútbol" en febrero de 2017 y espero mantenerme acá mucho, pero mucho tiempo: no es usual encontrarse a una manga de loquitos igual de fanáticos que yo. Aunque todos los deportes me atraen, el fútbol tiene ese no se qué, ese encanto que me aprisiona. En El Rincón cubro mayormente a la Selección Argentina Femenina y al fútbol femenino de España, con la idea de ir sumando ligas y equipos a la cobertura. También doy una mano con otros torneos donde juegan ELLOS, porque los hombres también juegan al fútbol... ¿NO? Deseo que el futuro me encuentre dedicada a mi vocación y que pueda desarrollarla con criterio y profesionalismo. Soy MESSIsta, BANINIsta, fan de Aldana Cometti, soñadora e ideologista, del deporte y de la vida. Sólo resta decir... ¡Pero qué viva el fútbol!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*