Una Alemania renovada mostró viejas dudas ante Serbia

Los de Joachim Löw apostaron al recambio pero queda mucho por trabajar para volver a ser. Gales tampoco fue una pinturita y recién tuvo su desahogo en tiempo de descuento.

Comenzó la denominada “Fecha FIFA” de marzo y aquellos seleccionados que no tienen competencia oficial aprovechan para ponerse a punto con encuentros de carácter amistoso.

En el Volkswagen Arena – la casa de Wolfsburgo – Alemania y Serbia empataron 1-1. La performance del tetra campeón del mundo no fue la esperada y si bien el equipo atraviesa un proceso de renovación, aún quedan en la retina las imágenes de lo que fue el hundimiento tras haber ganado la Copa Confederaciones 2017.

De ese seleccionado imbatible a penar en la Copa del Mundo y a descender en la novel edición de la UEFA Nations League. Todo en cuestión de 18 meses que tiraron por la borda una gestión envidiable. Pues bien, siempre hay tiempo para recuperarse cuando se hacen las cosas bien y los germanos deberán perseverar en su arte de mantener una idea.

Sin Mats Hummels, Jerome Boateng ni Thomas Müller – despedidos de manera emotiva con un mosaico armado por los hinchas – Löw decidió darle rodaje a Lukas Klostermann (RB Leipzig), Jonathan Tah (Leverkusen), Thilo Kehrer (PSG), Kai Havertz (Leverkusen). También presentó un novedoso doble cinco con Ilkay Gündogan y Joshua Kimmich, además de renovar el voto de confianza para con Leroy Sané, marginado de la lista del pasado Mundial de Rusia.

Por su parte, los balcánicos tuvieron la impronta italiana: Nikola Milenkovic (Fiorentina), Darko Lazovic (Genoa), Sergej Milinkovic-Savic (Lazio) y Adam Ljajic (Torino) formaron la columna vertebral, y la frescura en el ataque la aportó el sub-21 Luka Jovic (Eintracht Frankfurt) quien disputó su tercer encuentro con la camiseta del seleccionado mayor.

Fueron los serbios quienes golpearon primero, al adelantarse en el marcador en el minuto 12. Un tiro de esquina desde la derecha que fue peinado por Milenkovic, rebotó en un rival y se transformó en un mini centro para Jovic. El juvenil delantero cabeceó como un veterano y dejó sin chances a Manuel Neuer, para el tempranero 1-0.

Con más amor propio y fuerza que fútbol, los locales fueron a buscar el empate (¿alguna vez los vieron darse por vencidos?). Y eso dejó espacios en el fondo, que los balcánicos no supieron aprovechar por su impericia.

Adam Ljajic quedó solito y solo frente a Neuer y la tiró por encima del horizontal. Luego Milenkovic no pudo darle de lleno a una pelota que le quedó boyando en el área chica y la mandó a Belgrado.

Del otro lado, apenas el desparpajo de Sané, pero sin un socio que se vistiera de Sergio Agüero para entenderse a la perfección. Timo Werner encontró un rebote afortunado en plena área chica y disparó casi cayéndose. Colosal atajada de Marko Dmitrovic para mantener su arco en cero.

El rescate alemán llegó en el segundo tiempo, con las entradas de Marco Reus y León Goretzka. El jugador del Borussia Dortmund se cargó el equipo al hombro y comenzó a erigirse un nuevo líder.

Reus avisó con una jugada bárbara dentro del área chica: gambeta corta para desairar a Spajic y remate que fue salvado in extremis por el bueno de Dmitrovic.

Sané de taco habilitó a un Gündogan que ingresó a toda velocidad a la tierra prometida. Envión necesario para gambetear al arquero serbio y toque de zurda hacia el arco vacío. Fue espectacular la reacción del defensor Milenkovic para despejar en la línea y evitar el merecido empate germano.

Hasta que a los 69´ llegó el premio tan ansiado. De Reus para Goretzka y el volante del Bayern Münich hizo la pausa para hacer pasar de largo a un adversario y colocar el balón junto al poste derecho de Dmitrovic.

Alemania mostró las 2 caras de la moneda. Un primer tiempo con dudas y sin ideas, contrastado por una segunda etapa con una notable mejoría y recuperación del protagonismo perdido. Aún tiene gusto a poco por todo lo que representa “Die Mannschaft” como seleccionado de élite.

Pavada de debut para los germanos en la fase de clasificación para la Euro 2020: nada menos que ante Holanda y en Amsterdam. Tampoco la tiene fácil Serbia, ya que deberá visitar el Estadio da Luz de Lisboa para medir fuerzas frente a Portugal.

Gales no pudo lucirse ante Trinidad & Tobago y consiguió un agónico triunfo 1-0, en el Racecourse Ground de la ciudad de Wrexham.

Sin su máxima estrella, Gareth Bale, los “Dragones” de Ryan Giggs buscaban su mejor forma de cara el estreno por las eliminatorias europeas ante Eslovaquia, en el Cardiff Stadium de la capital galesa.

Tampoco fue en la previa un derroche de historia futbolera. Ambos cuentan con una sola participación mundialista: los británicos dijeron presente en Suecia 1958 (único Mundial que tuvo a los 4 seleccionados del Reino Unido) mientras que los caribeños se dieron el gusto de disputar la Copa del Mundo de Alemania 2006 (pudieron sacar un punto nada menos que ante Suecia, con un empate sin goles).

Pese a sus limitaciones, el visitante tuvo una clara opción de gol en el segundo tiempo. Centro atrás de Levi García y disparo de Aubrey David que pasó por debajo del cuerpo del portero Adam Davies. Milagrosa salvada de Chris Gunter en la raya del arco, para evitar una caída segura.

Y cuando parecía que el marcador quedaba en silencio, apareció un jovencito para ponerle el pecho a la situación. Segundo de los 4 minutos de adición y un centro desde la derecha de Will Vaulks encontró a Benjamin Woodburn.

El muchachito de 19 años – jugador del Liverpool – quedó a medio metro del arco y no tuvo mejor recurso que utilizar el pecho para empujar la pelota al gol. Destello de calidad para este volante nacido en Chester, que fue de lo mejor que mostró Gales a lo largo del encuentro.

Woodburn celebra el postrero gol del triunfo, su segundo grito con la camiseta de la Selección (Foto: Daily Post)

(Foto Principal: Diario AS)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*