AFCON 2019: Túnez se llevó demasiado premio ante Ghana

Las “Águilas de Cartago” prevalecieron en los penales y dejaron a las “Estrellas Negras” con las manos vacías. En el otro duelo de octavos, los “Elefantes” pisaron fuerte y decretaron la eliminación maliense.

Túnez tuvo vuelo propio y se impuso 5-4 sobre Ghana en la definición por penales, luego de igualar en 1 tanto durante 120 minutos. Las “Estrellas Negras” merecieron mejor suerte, pero debieron conformarse con empatar sobre la hora – gracias a un gol en contra – y así forzar la prórroga. Sin embargo, desde los 12 pasos acertaron los tunecinos y así otro de los favoritos deja el torneo muy temprano.

En el Ismaila Stadium, hubo choque de estilos: de un lado las “Águilas de Cartago”, aún sin ganar en el certamen y con poco brillo en su juego. Enfrente, un seleccionado ghanés que recién se había despertado en la última jornada y asomaba como un potencial candidato.

Contrariamente a lo que indica su historia, Túnez prefirió la fricción antes que el buen trato del balón. Demasiada vehemencia en los cruces y poco juego frente a unas “Estrellas Negras” que comenzaron a inclinar la cancha desde temprano. El palo salvó a los tunecinos a los 16´, con un cabezazo de Kasim Nuhu que emitió sonido metálico.

Ghana tampoco tuvo demasiadas ideas como para doblegar a su rival. Tan solo empuje y destreza física, pero nada de juego asociado para llegar a la portería defendida por Hassen.

Túnez reaccionó recién a la hora de partido. Un desborde de Wahbi Khazri por derecha terminó en un centro atrás para la exigida llegada de Yassine Khenisi, quien remató cayéndose y la pelota dio en la mano de Nuhu, que estaba en el piso. Debió cobrarse penal, pero el árbitro sudafricano Gomes aplicó el siga siga y en África se sabe que aún nadie te puede salVAR.

En la derecha estuvo el negocio y entonces por allí los tunecinos encontraron el primer gol del partido. Minuto 73 y el encargado del centro rasante fue Wajdi Kachrida. Anticipo ofensivo de Khenisi, quien esta vez sí pudo y colocó la bocha junto al vertical de la mano zurda de Ofori.

Las “Estrellas Negras” comenzaron a cascotear aún más el arco de Hassen y el guardavallas respondió con solvencia. Primero le sacó el empate a Wakaso, quien disparó desde afuera del área (el poste también ayudó al tunecino, digamos todo). Y luego se anticipó con un rápida salida ante una incursión de Jordan Ayew.

Sin embargo, los partidos duran algo más que 90 minutos y en tiempo adicional los ghaneses encontraron el merecido empate. Tiro libre en forma de centro y la fatalidad llamó a la puerta de Rami Bedoui: había ingresado 1 minuto antes y cabeceó de manera fallida hacia su propio arco. Un globo que sorprendió a Hassen y gol en contra para llevar la batalla al suplementario.

En la prórroga otra vez la figura de Mouez Hassen comenzó a agigantarse. El guardavallas del segundo equipo del Niza conjuró una y otra vez los embates ghaneses y fue el responsable de darle a Túnez una vida más en los penales. Encima las “Águilas de Cartago” casi lo ganan con un zapatazo de Khazri que Ofori envió al tiro de esquina.

Momento de definición desde los 12 pasos y el entrenador Alain Giresse se mandó la gran Van Gaal en Brasil 2014: el galo decidió que para los penales estaba mejor Farouk Ben Mustapha y Túnez cambió al arquero que había sido la figura durante 120 minutos.

A Giresse el tiempo le dio la razón porque Ben Mustapha se quedó con el remate de Caleb Ekuban y los tunecinos ganaron 5-4. Su rival en cuartos será el ascendente Madagascar, el próximo jueves en El Cairo.

Costa de Marfil doblegó 1-0 a Mali en el Nuevo Estadio de Suez y también sacó pasaje a cuartos de final. La experiencia primó por sobre la frescura y las “Águilas” – segundo equipo con menor promedio de edad del torneo – se van volando a casa.

Una batalla tanto más física que mejor disputada, con los malienses un poco más decididos en los 45 iniciales. Moussa Marega fue una amenaza constante para la defensa marfileña pero le faltó claridad en los últimos metros.

De un fallo del arquero Sylvain Gbohouo casi llega el primer gol del partido. El portero de los “Elefantes” se confió cuando quiso descolgar un centro y la pelota se le escurrió entre las manos. Llegaba por detrás Abdoulay Diaby, quien no esperaba semejante obsequio y se llevó puesto el balón. De milagro se perdió por encima del horizontal.

Lo de Costa de Marfil fue muy pobre en ataque. Ni un solo disparo en 45 minutos y todo el protagonismo para las “Águilas”, que sin demasiada profundidad merecieron un poco más durante el primer capítulo.

En el complemento el juego entró en una profunda meseta y los marfileños siguieron sin salirse del libreto. La pelota y el territorio eran propiedad de Mali, pero tampoco inquietó demasiado en la ofensiva.

El cansancio hizo mella en las “Águilas” y Costa de Marfil salió un poco del asedio. Las aproximaciones hacia el arco de Diarra eran un poco más frecuentes y maduraba la idea de ese gol que sentencia un pleito para siempre.

El preludio fue una escapada de Jonathan Kodjia en soledad, pero al quedar cara a cara con el portero Diarra definió muy mal al primer palo.

Hasta que en el minuto 76 llegó la única diferencia del encuentro. Largo pelotazo desde el propio campo por parte de Kodjia y la defensa maliense dio todas las facilidades. Error doble de Youssouf Koné: primero dejó picar la bola y luego no cubrió su espalda. Por atrás apareció Wilfred Zaha, quien se arrojó hacia adelante y se anticipó a la desesperada salida de Diarra, para anotar el solitario grito marfileño. Se vendrá un duro examen para los “Elefantes” porque en la próxima instancia de verán las caras nada menos que ante Argelia.

Zaha se bancó hasta la embestida del arquero maliense pero valió la pena para dejar a los “Elefantes” en cuartos (Foto: BBC)

(Foto Principal: Ahram Online)


Emiliano Schiavi

Acerca Emiliano Schiavi

ver todas las publicaciones

Soy Emiliano Schiavi y siempre me interese por el fútbol internacional. Sin cable ni internet me las arreglaba leyendo el "Guerin Sportivo" o cualquier revista extranjera que solo se conseguía en algun kiosco del Centro. También me acompañaba algun VHS sobre la historia de los mundiales y nunca me cansaba de verlos. Por eso le preste atención al fútbol de Europa, Africa, Asia y - si estaba aburrido - Oceanía. Descubrí un medio maravilloso como la radio y conocí buena gente (grandes amigos) que me acercaron al Rincón del Fútbol en FB. La radio es una pasión, pero escribir es un deleite. Y todos los dias lo hago en este espacio de FB, donde investigo y me gusta informar y entretener. Mi mayor expectativa para este nuevo proyecto es seguir aprendiendo. Porque a los 40 años también se aprende, créanme. Tengo total libertad para expresarme, leer y ser leído. Porque nadie desafina cuando uno escribe lo que se le canta. Digamos todo ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*