A dos pasos de la salvación

All Boys superó en un partido clave para su salvación a Ferro que no logra levantar cabeza y enfiló su tercera derrota consecutiva. El Albo está más que ilusionado con quedarse en el Nacional y esta tarde sabía que debía ganar para mantener viva esa ilusión. El partido en el Islas Malvinas era un fiesta por parte de la parcialidad local, que se hizo presente para apoyar a los jugadores. Los cuales no quisieron defraudar y gracias a Maxi Salas que anotó el único gol del partido, los hinchan se volvieron a su casa más que esperanzados.

El conjunto blanquinegro salió al campo de juego con una presión extra: jugar para salvarse del descenso y el Verde solamente pensando en terminar el torneo lo más alto posible. Esta situación se vio reflejada a la hora del partido, All Boys empezó a atacar desde el primer minuto, el sector izquierdo del equipo era la zona predilecta para avanzar hacia el arco defendido por Bailo. El “Mudo” Vázquez era el conductor de todos los ataque del Albo y Maxi Salas era el que trataba de finalizar las jugadas, la primera con muy poco éxito. Hasta que en el minuto 30 de la primer parte, se desató la locura en las tribunas, porque Salas aprovechó un error de Canto que luego de una pifia dejó la pelota al alcance del goleador, que no dudó y liquidó a Bailo.

Luego de ponerse en ventaja, All Boys siguió atacando con la idea de ampliar el marcador, pero poco a poco las jugadas se fueron diluyendo y ahí fue cuando Ferro empezó a crecer. Pero por suerte del local, el primer tiempo termino bastante rápido.

En la  segunda parte del partido cambió todo por completo. All Boys empezó a tirar todas sus líneas para atrás, ahí fue cuando Ferro aprovechó y empezó a atacar al local, que sólo pensaba en defenderse. Los nervios empezaron a rondar en el estadio, no se veía ninguna reacción por parte del Albo, sólo esperaba que el tiempo pasara. Para fortuna de ellos, la desesperación de los jugadores del Verde les jugó una mala pasada. A los 32′ el debutante Muñoz se fue expulsado por darle una tremenda patada a Soria.

Esta situación mejoró el panorama para el local, que veía como su rival se quedaba sin ideas para atacar, encima faltando poco para la finalización del partido se realizó una modificación, en la cual Salmerón se retiraba del campo de juego. El Pupi era la única carta de gol que tenía Ferro, fue el único que con su contextura física y su potencia trato de llegar al arco rival.

Cuando Tello pitó el final del partido, los gritos de alegría de parte de todo Floresta se escucharon claramente hasta Las Islas Malvinas. Hinchas, jugadores y técnicos se unieron es un solo grito, aquel que marcaba un clara señal de victoria. Ahora sólo le quedan dos finales al Albo, deberá cruzarse contra Almagro y Ctral. Córdoba, rivales a los cuales deberá vencer si quiere la salvación.

 

Escrito por: José Toscano

Foto: All Boys locura

 

 

 

 


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*